¿Cómo pintar un mueble de madera?

Uno de los proyectos de bricolaje que se hacen en un hogar es el de pintar muebles de madera antiguos para que tengan un acabado más moderno. Esta es la forma más atractiva de aprovechar un mueble que te gusta, que tiene potencial pero que su color o acabado no te encaja. Esto se puede hacer sin que suponga un gran desembolso económico.

Cómo pintar un mueble de madera paso a paso

Preparación del mueble

Lo primero que se debe hacer antes de lijar o empezar a pintar el mueble es limpiarlo a fondo. El objetivo es eliminar cualquier resto de suciedad, polvo, mancha o grasa. Hay productos específicos de limpieza y reparación de muebles que ayudan a eliminar la suciedad adherida a la superficie al mismo tiempo que la nutre y realza. También se puede utilizar alcohol de quemar y un trapo para eliminar los restos. En esta fase también se deberá desmontar el mueble en el caso de que haya algunas partes que no se desean pintar.

Lijar el mueble

Solo se debe lijar el mueble en función del estado del mueble y de la pintura que tiene. En el caso de que esté barnizado, la madera esté sin tratar o la pintura esté en mal estado se deberá lijar el mueble.

También puedes lijar de forma manual o con una lijadora eléctrica.

Decapado

Cuando el mueble tiene muchas capas de barniz o de pintura y están en mal estado, hay que decaparlas antes de lijarlas con un gel decapante o quitapintura.

Imprimación

Para obtener un resultado óptimo, es muy recomendable aplicar una capa de imprimación para madera que aumentará la adhesión y eficacia de los productos posteriores. El resultado final será más homogéneo, ya que cierra el poro de la madera evitando que absorba un exceso de pintura en el mueble y quede más nivelado. Al finalizar la imprimación, se deja secar el tiempo recomendado por el fabricante y, a continuación, se debe lijar suavemente con un papel de grano fino y retirar los restos de polvo con un paño húmedo.

Pintura

Hay dos formas de pintar el mueble de madrea (con pincel o rodillo) dependiendo del acabado que se quiera conseguir. Es importante que la pintura no esté demasiado espesa para aplicarla cómodamente sin dejar marcas. Si inicialmente está muy espesa se puede diluir con agua para pinturas acrílicas u otros disolventes recomendados por el fabricante.

Acabados finales para pintar un mueble de madera

Cuando la pintura esté del todo seca, se puede aplicar un barniz o cera que ofrecerá protección de la superficie. Hay distintos acabados según el resultado final: brillo, satinado o mate. En función del mueble y diseño elegido, se pueden añadir al mueble algunos motivos decorativos pintados a mano o con una plantilla y un spray dándole un aspecto vintage o envejecido lijando algunas partes. También se puede realizar un decapado en dos o más colores. Hay muchas más opciones para pintar los muebles de madera que tengas en casa.

 

Si te has quedado con dudas, o no sabes qué tipos de madera puede utilizarse, puedes consultar aquí donde te explicamos en detalle todos los pasos para tratar la madera.